El fracaso de un negocio online

Todos los proyectos nacen con la idea de triunfar. Pero sólo unos pocos llegan a hacerlo. Sin embargo, es en el camino donde se aprende.

Esta historia comenzó hace ya unos tres años. Era abril de 2014. Mi compañero de fatigas Juan Carlos Hernández y yo (David Vicente) estábamos pasando el día en Futurizz, una feria de marketing digital en Madrid. Ambos somos desarrolladores de software, pero siempre nos ha gustado el marketing online, y nos picaba la curiosidad sobre el tema de la afiliación.
El caso es que hablando con unos y otros nos surgió una idea: Crear un comparador de precios entre los diferentes Marketplaces: Locos por las rebajas.

 

fracaso negocio online locos por las rebajas

 

La idea no era nada original, pero bien hecho podía tener un gran potencial. Además, llevábamos tiempo queriendo realizar un proyecto grande entre los dos, no solo por el hecho de hacerlo, sino por el de aprender haciéndolo. No es fácil realizar un proyecto desde su inicio hasta su conclusión, en todas sus fases, desde la incubación de la idea, hasta su puesta en producción. Y todo ello sin ayuda externa. Queríamos gestionarlo todo, decidirlo todo: la tecnología, el hosting, los plazos de entrega, los recursos empleados,etc.

El proyecto era muy ambicioso, así que había que acotarlo,definir un MVP. Para la primera versión decidimos trabajar solo con un marketplace. El Marketplace elegido fue Rakuten. El motivo de elegir Rakuten como punto de partida se basó en varias circunstancias:

  • Rakuten es una empresa similar a Amazon pero que funciona principalmente en Japón. Allí tienen prácticamente todo el mercado copado.
  • Rakuten acababa de aterrizar en España, y su dueño estaba dispuesto a gastar mucho dinero para comer le un buen trozo de la tarta a Amazon. Por aquella época invertían muchísimo dinero en cupones de descuento de hasta el 20% en todos los productos del marketplace, y aparecían anuncios por todas partes, con personajes famosos como por ejemplo Chicote. Dada la inversión que estaban haciendo, cabía esperar que al menos un buen porcentaje de mercado se lo llevará.
  • Otras de las razones, y quizás más importante, era que queríamos apostar fuerte. Son múltiples las páginas que hay de comparación de productos, precios y chollos basadas en Amazon. Pero todavía no había ninguna que trabajara con Rakuten.

 

fracaso negocio online disappointment

 

Así que nos pusimos manos a la obra. En la primera fase queríamos tener una landing page con los 20 productos que más hubieran bajado de precio cada día. Para ello necesitamos cargar todos los precios de Rakuten cada día. Pronto nos dimos cuenta que esto era casi imposible, ya que los productos se contaban por millones. Además, rakuten no disponía de APIs, no ofrecían ninguna facilidad a la hora de extraer la información. Así que tuvimos que buscarnos la vida, y como buenos developers, y tras un proceso de investigación, encontramos una especie de puerta trasera que nos facilitaba mucha información de los productos sin necesidad de tener que recorrer todas las páginas de Rakuten. Estoy convencido que ni siquiera ellos sabían que tenían ese recurso, probablemente los desarrolladores iniciales de la web lo hicieron pero no se llegó a usar nunca, quizás sólo nosotros. Incluso alguna vez se lo comentamos, pero no sabían absolutamente nada. Esto, junto con otras señales, nos hicieron empezar a sospechar que Rakuten era un monstruo que quería crecer tan rápido, que se estaba dejando muchas piezas por el camino sin encajar.

 

No voy a aburriros con detalles de implementación, pero si os diré que esta parte fue de las más complejas, ya que suponía hacer miles de peticiones cada día y almacenar cientos de miles de precios, además de compararlos con los del día anterior y con los de hace una semana. Podéis haceros una idea de la complejidad que esto acaba teniendo.

 

Como este producto lo hacíamos en nuestro tiempo libre, nos llevó varios meses tener la primera versión disponible. Además, tener solo una landing page con ofertas nos pareció demasiado pobre, así que pronto nos pusimos a añadir las mismas secciones que Rakuten tenía en su web. Así, además de tener las mejores ofertas en portada, también podías encontrar las mejores ofertas de cada sección.

 

fracaso negocio online disappointment

 

Una vez publicada la nueva versión, ya teníamos pensadas las siguientes evoluciones. En primer lugar queríamos mostrar la evolución del precio diariamente, para que se pudiera ver si era una buena oferta o había estado más barato antes. Como además Rakuten sacaba descuentos habitualmente, creímos que era importante aplicar estos descuentos también en los precios que mostrábamos, así que sumamos un desarrollo más.

 

Éramos insaciables, se nos ocurrían montones de ideas para mejorar la web, para añadirle nueva funcionalidad. Ofrecíamos la posibilidad de suscribirte a un producto, para qué si bajaba de precio te avisáramos. Podías dejar tu email o tu Twitter, e incluso poner un precio a partir del cual avisarte.

 

Como veis, a estas alturas teníamos un monstruo creado casi tan grande como el propio Rakuten (bueno, a lo mejor estoy exagerando un poco). Incluso íbamos a eventos organizados por Rakuten para promocionar su web, y así conocer a otra gente que hacía cosas similares, o que simplemente se dedicaba a publicar enlaces de afiliado en sus redes sociales. Pero de nuevo, la impresión que nos daba siempre es que había un gran descontrol. Prácticamente cada dos meses teníamos una persona diferente de contacto. Cambiaron hasta tres veces de plataforma de afiliación, con los quebraderos de cabeza que eso nos supuso. Pero teníamos tanto trabajo hecho, que ya no parábamos.

 

Hasta que por fin un día sucedió lo que marcaría el fin del proyecto. Rakuten cerraba en España. Al parecer no había podido o sabido comerle a Amazon el espacio de mercado suficiente. Probablemente ni siquiera le hizo cosquillas.
Aunque en nuestro proyecto inicial, la idea era hacer un comparador entre diferentes plataformas, y podíamos transformar la web hacia productos de Amazon, el trabajo que necesitaríamos hacer y el desánimo que ya teníamos nos hizo poner punto final a la aventura.

 

Conclusiones

fracaso negocios onlineComo dije al principio, sabíamos que iba a ser muy complicado, y el objetivo principal era desarrollar un proyecto de principio a fin, y sobre todo, aprender de él. Y sin duda alguna, eso lo habíamos conseguido.
Ahora bien, como bien dijo Luis Villanueva en este otro post, no se fracasa, sino que se aprende. Pero para aprender, es necesario sentarse y analizar lo que hemos hecho bien, y sobre todo, lo que hemos hecho mal para no repetirlo.

 

 

 

 

 

Aciertos

Es difícil considerar ciertas cosas como aciertos en un proyecto que fracasa, pero aún así siempre se pueden encontrar cosas:

  • Creo que elegir Rakuten como marketplace inicial fue un acierto, y os explico por qué: Había cientos de páginas de afiliados de Amazon, pero apenas ninguna de Rakuten. Aunque era arriesgado, si conseguíamos triunfar y Rakuten también, habríamos sido los primeros en estar posicionados de esta manera. Seríamos de los primeros en trabajar como afiliados Rakuten, y eso podría tener bastantes ventajas. Por supuesto suponía un riesgo, pero solo los proyectos que arriesgan son los que pueden obtener mayores beneficios.
  • Las tecnologías usadas así como toda la investigación requerida para realizar el proyecto, nos aportó un montón de conocimiento que sin duda nos ha de servir para el futuro.
  • Hemos cogido experiencia en ámbitos diferentes a los que estamos acostumbrados. Normalmente nos limitamos a desarrollar en nuestro trabajo. En este proyecto además hemos tenido que gestionar máquinas, bases de datos, dominios, caídas de servidores, etcétera.

 

Errores

  • Aunque varias veces hablamos de tener un MVP (minimo producto viable) lo antes posible, nunca llegamos a tener uno bien definido, fuimos ampliándolo y ampliándolo hasta que ya se nos había ido de las manos. Cuando quisimos que los usuarios finales empezaran a probarlo ya habíamos desarrollado demasiadas funcionalidades como para saber qué partes podían funcionar mejor o peor.
  • No diversificar. Otro error fue no introducir varios marketplaces desde el principio. Si en vez de enfocar todo el esfuerzo en desarrollar tantas funcionalidades, nos hubiéramos limitado a desarrollar una o dos, y a integrar varios marketplaces (Rakuten, Amazon, Ebbay, etc.), habríamos disminuido mucho el riesgo de que pasara lo que finalmente pasó, que uno de ellos cerrara y nos tocara cerrar a nosotros también. Además, eso nos habría permitido saber si alguno de ellos nos era más rentable que los otros y aprovecharlo.
  • No tener un plan de marketing definido desde el principio. Supongo que nos pudo la profesión, y nos pusimos directamente a desarrollar el producto, sin antes haber pensado y plasmado en una lista de tareas como íbamos a venderlo a usuarios finales. Ahora es algo que tenemos mucho más claro, y que tan importante como hacer un buen producto, o incluso más, es saber cómo vas a atraer a tu público/cliente potencial. Y eso, claramente lo olvidamos.
  • Nos olvidamos de tener ciertas secciones de la web funcionando y no le dimos importancia. Por ejemplo, podíamos haber tenido cada sección por separado con una descripción creada por nosotros y algo de contenido, y en vez de eso, no teníamos ni una página por sección. Ahí perdimos oportunidades en los buscadores.

Está claro que desarrollar un producto desde cero es un gran desafío, y las probabilidades de fracasar son muy altas (demasiado altas normalmente). Pero aún así en el camino se aprende tanto que si te lo planteas de la manera adecuada, siempre merecerá la pena.

 

y tú, ¿te has sentido identificado? ¿también tienes algún fracaso en la mochila? Si es así, no te cortes y compártelo.

Leave a Reply